· 

Cómo purificar las conexiones neuronales con sonido

Dado que todo cuanto existe es energía, esta se puede modificar según convenga, todo el tiempo estamos modificando nuestra propia energía y la de a nuestro alrededor pero somos inconscientes de ello. El simple hecho de saber que la estamos cambiando nos da la libertad de cambiarla a voluntad, por ejemplo con el pensamiento o con la voluntad de algo como el bendecir con sinceridad.

 

Como todo, el pensamiento también es energía ocurriendo en un momento dado, la energía en nuestro cuerpo es dinámica, fluctuante, maleable, transferible, cambiante, y un largo etc. Un sólo pensamiento es la ocurrencia de cierta cantidad de energía existiendo en un espacio dado; en el caso de la energía pensamiento, es una cantidad de electricidad fluyendo a través de neuronas o una red neuronal. Esta red formada por un cúmulo de neuronas contiene una cantidad de energía y a su vez está contenida dentro de un cúmulo energético mayor y aunque dicha red nunca se detiene puede ralentizarse y compactarse debido a la generación constante de pensamientos “negativos”, emociones distorsionadas o deseos de baja frecuencia como los de odio o tristeza o por el contrario, acelerarse y expandirse con pensamientos de amor, alegría y deseos de paz, armonía o bendición.

 

A la conexión entre una neurona y otra se le denomina sinapsis y a la conjunción energética en ella se le denomina movimiento sináptico o dinámica sináptica, y es aquí donde sucede el caos si los pensamientos y emociones mayoritarios son de negatividad, estas conexiones se opacan, forman puntas romas y se desgastan, bloquean o en casos extremos se desconectan.

 

Para limpiar, pulir y purificar las sinapsis hay muchas maneras, como la alimentación, la meditación, ingesta de ciertos electrolitos, etc., pero una en particular es con el sonido, ya que este también es energía. Ciertos sonidos por sus ondas que generan son capaces de aumentar o disminuir la frecuencia vibratoria de las sinapsis. Para aumentarla se requiere de sonidos que produzcan vibraciones altas como la música clásica, sonidos de cuencos tibetanos, el agua limpia fluyendo como en un río, el sonido de la lluvia en el bosque, etc., que producen frecuencias vibratorias altas en las sinapsis.

 

Escuchar música agradable como la de Händel eleva los impulsos eléctricos neuronales y crea una sensación de paz, tranquilidad o armonía por ejemplo. Someterse a esta clase de sonidos limpios por un periodo de tiempo lo suficientemente largo purificará las sinapsis, puede reconectar antiguas conexiones y mejorará la fuerza de las ya existentes, siempre y cuando no se realice ninguna otra actividad física o intelectual durante el tiempo de escucha y establecerse en el presente durante la sesión auditiva.

 

Psicología de Alta Consciencia

Escribir comentario

Comentarios: 0