· 

Cómo defenderse de la brujería, la hechicería y demás prácticas utilizando el poder divino

Es la primera vez que hablo de este tema, han habido muchas personas, muchas preguntas acerca de esto y también de cómo atraer a la persona amada, cómo lograr que determinada persona se enamore de uno, cómo hacer tal o cual cosa, incluso cómo separar a fulanita de tal de su pareja para que pueda estar conmigo, y muchas peticiones y preguntas más que ni siquiera me molestaré en mencionarlas, nunca he dado indicaciones de cómo hacer eso y no lo haré ahora tampoco. Lo que sí mostraré es cómo defenderse en el caso de ser necesario, pero utilizando la divinidad que todos ya somos, sin utilizar veladoras, ni artilugios, ni realizar rituales extraños, únicamente el poder divino.

 

Todo es energía

 

Lo primero que se debe conocer para defenderse, es que todo cuanto existe en el Universo es energía, tanto lo visible como lo no visible, eso incluye a los pensamientos, las emociones, sentimientos, etc., todo es energía. Ahora bien ¿qué es energía? La energía es aquello que tiene la capacidad para generar movimiento, es decir, mover determinadas partículas o determinado cúmulo de partículas para generar algo, por ejemplo: movimiento, calor, electricidad e incluso un estado de reposo, ya que este también es una característica del movimiento. En física (clásica) están consideradas cuatro formas de energía: electromagnetismo, energía nuclear fuerte (fisión de partículas), energía nuclear débil (fusión de partículas) y gravedad. Pero en la espiritualidad (no religiosidad), como por ejemplo en la metafísica, se considera a los pensamientos y a los sentimientos como una forma de energía, y que incluso, es una muy potente y fuerte, tanto que se utiliza para modificar la “realidad” y la línea temporal en la que vivimos, de hecho, esto lo hacemos a cada momento pero sin darnos cuenta, por ejemplo, al decidir leer este artículo estás modificando en este mismo instante tu línea espacio-temporal, quien encuentre este artículo pero decida no leerlo y en vez de eso hacer otra cosa, estará en ese mismo instante modificando su línea espacio-temporal para lo que vaya a realizar, pensar y sentir. Considerando que lo único existente es el ahora, este es continuo, si yo decidiera señalar este preciso instante, al señalarlo, ese instante ya se habrá ido, habrá dejado de existir y ahora sería sólo un recuerdo. Pero el presente es eterno, en budismo se le llama la inmanencia.

 

La energía y el Todo

 

Lo segundo que hay por conocer y mantener siempre presente, es que, en este Universo, todo es mente, es decir, todo cuanto existe ha sido creado por una mente, tanto una mente universal como cada una de nuestra propia mente terrenal, y con ella estamos creando, esto es una Ley y se llama Ley del Mentalismo, todo es mente, el Universo es una mente y no hay  Universo sin una mente que entre en él, esa mente que ha entrado somos cada uno de nosotros y cada una de las consciencias existentes en todos los grados, planos y dimensiones.

 

Para tener una perspectiva de qué son los grados, planos y dimensiones, pensemos en una unidad habitacional, donde hay edificios y departamentos. En general, se sabe que existen 9 dimensiones, 9 grados y 9 planos y todas sus permutaciones, aunque hay quienes aluden a que son 15 por cada uno. De momento no es necesario dilucidar cuántos son, tomaré el ejemplo con 9. Imaginemos que hay una unidad habitacional con nueve edificios, cada edificio tiene nueve niveles y cada nivel tiene 9 departamentos, lo sé, nueve departamentos en un sólo nivel es demasiado, tendría que ser un edificio enrome, pero imaginemos. Cada edificio representa una dimensión, cada nivel en cada edificio representa un grado, y cada departamento un plano, así pues, tenemos nueve dimensiones, con nueve grados cada una y con nueve planos cada grado en cada dimensión. Didácticamente pensemos en las dimensiones, grados y planos así, como una unidad habitacional. Nosotros, con cuerpos materiales y la Tierra, nos encontramos en la tercera dimensión (edificio tres), en el tercer grado (nivel tres del edificio tres) y en el tercer plano (departamento tres, del nivel tres, del edificio tres). Una vez localizados en nuestro universo, podemos continuar.

 

Todo es energía, todo es mente, igual, eso nos incluye a nosotros, fuimos creados por una mente “superior”, y a su vez nosotros creamos con nuestra mente “inferior” todo lo que conocemos y todo lo que imaginamos, y a los ojos de lo que hemos creado, nosotros seríamos una mente “superior” y lo creado por nosotros una mente (inferior). Al ser todo energía, existe sólo una energía en todo el Universo, todo cuanto existe en él es energía y toda energía en todo el Universo es la misma, sólo que vibrando en diferentes grados, planos y dimensiones. Para conocerlo mejor, nosotros existimos, en al menos, tres dimensiones distintas a la vez, tenemos un cuerpo físico, una mente, un alma y finalmente, un espíritu, todo existiendo al mismo tiempo y al unísono. Es como los diferentes estados del agua, imaginemos una gran tina llena de agua, toda el agua en esa tina es la misma, pero en algunas partes el agua está congelada en hielo, otra parte en escarcha, otra parte está fría, otra al tiempo, otra tibia, otra caliente, otra hirviendo y otra en vapor; toda esa agua es la misma maeria-energía, pero existiendo en distintas dimensiones, grados o planos, todos al mismo tiempo y no hay diferencia entre cada uno de los estados de esa misma agua, aunque los sentidos corporales nos indiquen lo contrario, ya que cuando el vapor se condensa, volverá a ser agua, y se mezclará con el resto del agua y no podremos diferenciarla de la que no se evaporó.

 

Todos los grados, planos y dimensiones, y toda la energía existente en el Universo es exactamente la misma energía, puesto que incluso esos grados planos y dimensiones también son energía, y todo lo que hay en ellos, incluidos nosotros, nuestros pensamientos, actos, emociones, sentimientos, etc.

 

Brujería, magia y tipos

 

Ya que hemos asentado dónde existimos, cómo y en qué, podemos saber que si se genera movimiento (energía), dicho movimiento es una acción y este creará una reacción, tal reacción a su vez será una acción y creará otra reacción, y ese movimiento que en principio se emitió, eventualmente regresará a la fuente que lo creó, tal cual las bolas pendulares de escritorio. Un pensamiento es energía, por ser energía es una causa que creará movimiento en el resto de la energía en la que existe, creando una reacción, que a su vez será causa para generar otra reacción y así sucesivamente, pero ese movimiento emitido, eventualmente regresará a esa mente que lo creó. Si piensas en pensamientos de gratitud, amor, bondad, etc., estarás creando una causa para mover con esa cualidad la energía en la que existes y ella regresará a ti en algún momento, puesto que tú fuiste la fuente que lo creó. Si piensas en pensamientos no agradables, pasa lo mismo.

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0