· 

La existencia no existe

La luz y la oscuridad son lo mismo, no hay diferencia entre una y otra, pues la luz destruye "lo malo" y la oscuridad puede crear "lo bueno". Después de todo ¿qué diferencia hay cuando un mago blanco destruye personas cosas o situaciones para "sanar" algo y un mago negro que sana algo que se supone no lo está? ¿Qué diferencia hay entre la luz destruyendo a una persona que daña y la oscuridad que hace exactamente lo mismo?

 

La luz no puede existir sin la oscuridad y la oscuridad no puede existir sin la luz porque ambas son lo mismo, no hay diferencia entre una y otra. Sólo la mente humana es que a través de su ignorancia y sus miedos divide y polariza a una y otra, pero en la fuente o consciencia pura no es posible esa diferencia.

 

Tú puedes ser un mago negro si quieres, y si así lo deseas y decides serlo, ya lo eres, así de simple; si deseas y decides ser un mago blanco, ya lo eres; si deseas y decides ser un ángel o un arcángel, ya lo eres en ese momento, y no tienes por qué esperar a convertirte en uno, en este universo tú puedes ser lo que desees en el momento en el que lo desees porque tú eres el universo, tú eres todo el universo, todo es creación tuya, no hay nadie haciendo nada allá afuera, ni siquiera hay un allá afuera ni un aquí adentro, sino que todo es.

 

Amor y odio son lo mismo porque amor y odio son fractales, hay fractales amor y fractales odio pero eso no significa que haya división entre uno y otro, son fractales pero de la misma consciencia y no hay diferencia entre uno y otro.

 

Lo mismo sucede con el karma, con la creencia del castigo o la creencia de que hay efectos o consecuencias, simplemente no puede haberlas porque de haberlas significaría que existe lo bueno y lo malo, es decir,  significaría la dualidad y en la consciencia universal todo es parte de lo mismo, de la misma consciencia y no existe la dualidad. Existe si así lo crees y si está almacenado en tu inconsciente, porque el universo es creado con base en la información inconsciente, no la información consciente.

 

Lo que sucede es que la propia humanidad ha creado, sin saberlo y sin darse cuenta, causas y consecuencias, no puede haber consecuencias de algo que ya es por el hecho de que no hay causa, y no hay causa porque no hay origen. Es el lenguaje humano que ha creado para sí castigos, la idea de que hay causas, consecuencias, etc., ya que al nombrar algo lo crea. Deja de nombrar, deja de ponerle nombre, palabras, ideas a las cosas y dejará de haber causas, consecuencias, karmas, castigos, magos blancos, magos negros, luz, oscuridad, etc.

 

Es la propia humanidad quien a lo largo de su existencia ha creado lo que no le gusta, si en el pasado, en anteriores épocas la humanidad creó o emitió oscuridad, maldad, odio, venganza, etc., pues eso en la actualidad es lo que recibe, pero no por karma o por "ley de causa y efecto", sino por su propia creencia inconsciente de que así es, creencia que se va llevando de vida en vida. Cuando dejas de poner nombres a todo, ya no hay nada que pueda sostenerse porque todo está basado en el lenguaje, cuando lo dejas de lado y accedes a la consciencia pura (el cual es otro nombre más), cuando te despojas de palabras, nombres, entonces eres lo que siempre has sido y trasciendes el todo. Es el propio lenguaje del hombre el que lo ha condenado.

 

Cuando invocas a los ángeles o arcángeles, cuando invocas a Jesús o a Buda, la Santa o a cualquier entidad para que te ayude y ella te cumple, en realidad lo que sucede es que tú eres ese Jesús, ese Buda, tú eres Jesús, tú eres Buda, tú eres la Santa, tú eres el arcángel Miguel, etc. Eres tú, sólo tú. Tú eres ellos. Y lo que tú llamas milagros, en realidad tú lo hiciste, es tu propio poder el que realizó eso que tú llamas milagros, por la siempre razón de que no hay división entre yo-tú, no hay un yo en mí y un tú allá afuera, no hay división entre tú y Jesús o entre tú y la Santa, por ejemplo, porque todo eres tú, y cuando te despojas de la idea o creencia de que existe Yo, entonces devienes lo todo.

 

Todos esos milagros o situaciones increíbles las has creado tú mismo, así de poderoso eres. Pero para el Yo esto no es comprensible ni mucho menos creíble, pero eres tú y tu poder actuando. Todas esas entidades y deidades las has creado tú mismo, por lo tanto, todas esas entidades y deidades eres tú. Tú eres la Matrix. Ella existe porque la has creado al pensarla y al creer que existe. Naces y mueres creyendo que eso es lo único que existe, tú mismo creaste todo pero se te olvidó que fuiste tú quien lo creó todo, darte cuenta de ello te hace libre. La verdad me hace libre.

 

Incluso las supuestas leyes metafísicas universales siguen siendo una creación tuya, reglas que tú mismo te pusiste pero que no son necesarias y de hecho no existen, de haberlas implicaría que hay ley y que hay no ley, o sea, más dualidad, cuando trasciendes el lenguaje, es decir el Yo o ego, el juego se acaba.

 

Todo el juego de la dualidad, nociones de castigos, karmas, religiones, creencias, filosofías, leyes universales, todo fue creado por los mismos que crearon esta Matrix, pero como ya lo viste, no hay un yo y un tú separados, por lo que aquellos que la crearon eres tú mismo. Eres como un niño que en su propio juego que inventó se impuso a sí mismo reglas para jugarlo. Se involucró tanto en su juego que llegó el momento en que creyó que eso es lo único que existe. Deja ya esas reglas, deja ya ese juego y abre los ojos.

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0