Libre Albedrío

Para empezar a abordar el concepto de "Libre Albedrío", primero veamos qué es cada palabra.

 

Libre viene del latín lîber que significa liberar. Albedrío viene del latín arbitrium que significa juicio, discernimiento.

 

El "libre albedrío", como concepto, se refiere a la capacidad humana para elegir de entre varias opciones a según su raciocinio y juicio lógico.

 

Pero lejos del concepto y ya en el terreno de la practicidad de los hechos ¿tenemos libre albedrío?

 

En psicología y en especial en psicoanálisis, S. Freud utilizó el concepto "libre albedrío" para referirse a que el sujeto hablase de manera constante sin hacerle preguntas ni dirigir su discurso por parte del psicoanalista para así lograr algo llamado "asociación libre", de este concepto no hablare ahora. Es decir que la consigna en la sesión analítica es: hable.

 

En filosofía el concepto de libre albedrío es todo un engranaje sumamente disperso e involucra una cantidad n de variables lógicas y conceptuales, ya que en filosofía, y a muy grandes rasgos, "libre albedrío" se refiere a la capacidad del ser pensante para discernir entre "lo bueno" y "lo malo". Aquí ya nos metemos en camisa de once varas porque esta concepción involucra, cuando menos, dos variables: malo y bueno. Pero ¿qué ses bueno y qué es malo?

 

En matemáticas, lógica matemática y física, el libre albedrío está dado por las partículas que existen en el Univero, las cuales son finitas, y por el número de posibilidades y permutaciones que cada partícula posee para existir, el detalle aquí es que la partícula no funciona a como quiere, sino que está dada por características y leyes que se cumplen igual aquí que en Alfa Centauri. Además se puede calcular y predeterminar el camino a seguir de cada partícula y el resultado invariablemente se cumplirá porque aquí ya no se trata de probabilidades sino de leyes físicas y metafísicas.

 

¿Tenemos libre albedrío?

 

Desde la perspectiva del Adwaita Vedanta la respuesta es clara, concisa y contundente: no tenemos libre albedrío. La razón es muy simple, todo cuanto existe es energía y toda energía cuanto existe está predeterminada a cumplir algo específico. Es decir, presente, pasado y futuro no son tres tiempos diferentes en una misma línea recta, sino que los tres son energía ocurriendo al mismo tiempo a manera de toroide, por lo que presente, pasado y futuro están ocurriendo al mismo tiempo. O sea, en una línea tiempo lo que consideramos como futuro, en realidad ya ocurrió; por otro lado lo que para nosotros es pasado, en otra línea tiempo es futuro. 

 

Además se toma en cuenta de que el alma antes de encarnar diseña la vida que tendrá como humano, elige qué estudiar o si siquiera va a estudiar, elige dónde vivirá, a quiénes conocerá, elige si le serán fiel o infiel, elige ser mujer u hombre, etc. Por lo tanto, todas las experiencias ya están predeterminadas, tal y como diseñar un videojuego.

 

Pongo el ejemplo de una mujer que desea comprar un vestido, llega a la tienda de ropa y puede elegir entre un vestido verde, uno azul, uno negro, otro rojo. ¿La mujer en cuestión puede elegir qué color de vestido comprar?

 

Aparentemente sí, ella tiene la libertad de elegir entre uno y otro, pero es sólo en apariencia. Esa mujer ya estaba predeterminada a elegir un vestido en específico, en primera porque suponiendo que tenga libre albedrío sólo podrá elegir de entre los colores previamente existentes y no otros, telas previamente existentes y no otras, modelos previamente existentes y no otros, tiendas de ropa previamente existentes y no otras, y así sucesivamente. En conclusión, sólo podría elegir de entre un número de opciones limitadas, y  en circunstancias limitadas. Dado que está la variable "finito" entonces ya no se le puede llamar "libre albedrío".

 

Entonces ¿no somos libres? ¿Estamos predeterminados? Incluyendo la variable de que existimos en una Matrix holigráfica (les recomiendo mis textos de "La Matrix Holográfica de Buda" en mi blog de Tumblr) en esta ya está todo predeterminado, de tal modo que esa mujer hipotética ya estaba predestinada a elegir el vestido que compró y nunca tuvo libertad de elección.

 

Sin embargo, la ilusión del ego (Matrix) hace creer al individuo de que es libre, le da la apariencia de que puede elegir, cuando en realidad ya todo está milimétricamente planeado. 

 

En apariencia puedes elegir salir de este grupo o quedarte, pero es así, una apariencia de elección, aquella persona que se queda no fue por libre elección, sino porque ya estaba predeterminada por la Matrix, lo mismo ocurre para la que se va o para la que se va y al día siguiente decide regresar y lo mismo va para la que nunca entró aquí.

 

La ropa que usas en este momento, la labor que haces, lo que comiste hoy, la pareja que tienes, todo, absolutamente todo está predeterminado, la  Matrix te ha dado la ilusión de que puedes elegir, de lo contrario todo sería un caos porque al Yo le gusta, le encanta, le fascina creer que es libre, que piensa, que elige, que razona, que es inteligente, que aprende, etc., al Yo le gusta mantenerse dentro de su propia ilusión o falsedad y esto la Matrix lo sabe y se aprovecha muy bien de eso.

 

¿Y tú eres libre?

 

-Juan Manuel

Escribir comentario

Comentarios: 0