· 

La Nada

 

Todo aquello que piensas, imaginas, crees, etc., forman parte de una construcción que es ilusioria, sólo real para el Yo que los creo, el detalle aquí es que ese Yo es falso, es inexistente. ¿A dónde va ese Yo cuando duermes? Cuando estás profundamente dormida y sin estar soñando ¿Dónde está ese Yo? ¿A dónde va? Cuando duermes, no es que el Yo desaparezca o que vaya a algún lado. Nunca estuvo.

 

Todo es falso, tu realidad es falsa, estas palabras, todo es una ilusión. Y digo que es falso pero sólo para poner las ideas en perspectiva, ya que decir que algo es "falso" o que algo es "irreal", entonces quiere decir que hay algo que sí es "verdadero" y algo que sí es "real", lo cual no es así. Si algo es "falso" o algo es "verdadero", entonces no es. Eso que está más allá de lo real o irreal, verdadero o falso, es lo que está carente de todo, carente de Yo y usualmente se le ha dado el nombre de "La Verdad". 

 

La Verdad es aquello que es incapturable, inefable porque está fuera del Yo. ¿A dónde va tu Yo cuando mueres? Plantearse así esa pregunta es por sí misma insostenible, porque, en primera, no mueres, nunca mueres, no puedes morir, y, en seguida, porque en principio nunca hubo un Yo.

 

Todo lo que creemos forma parte del juego llamado vida, buscamos técnicas de meditación, buscamos la liberación, buscamos formas y técnicas para lograr la liberación o iluminación, buscamos técnicas para estar en paz, buscamos eso tan dichoso que es el  "estar en el momento presente", el Yo es tan soberbio que incluso nos preguntamos ¿estoy meditando bien? El Yo quiere hacerlo todo "bien".

 

¡Dios! ¿Cuál momento? ¿Cuál presente? Cuál "bien"? Si todo ello es una ilusión y no existe. ¿Iluminarse? ¿Quién se ilumina? ¿Qué se ilumina? No hay nada ni nadie a quién iluminar. ¿Qué vas a iluminar? ¿Tu mente? ¿Tu Yo? Por favor despierta, nada de eso existe.

 

¿Buscar la liberación? ¿Liberar a quíén? ¿De qué? No hay nadie a quién liberar y no hay nada de lo cual ser liberado. Todo es mente, es decir, todo es un estado de consciencia, y que incluyendo los supuestos estados de consciencia más elevados, todos son parte del mismo juego. ¡Sal de ahí! Deja de jugar ese juego que sólo te mete al bucle de la encarnación.

 

No busques calmar tu mente en una meditación, no busques trascender al Yo. No hay nada qué calmar y no hay un Yo al cual trascender. Y claro, muchas veces he hablado acerca de "trascender el Yo", pero eso es parte del darse cuenta de que no hay Yo, ese _darse cuenta_ es el Sí mismo en plenitud y en ausencia de un Yo o Ego (En oriente al Yo se le dice Ego -Self-).

 

Sabes que una cebolla está en capas, cada una de esas capas equivale a un estado de consciencia, las capas más superficiales representan los estados de consciencia más elementales y las capas más profundas los estados de consciencia más elevados, el Yo en su infinita egolatría siempre buscará los estados de consciencia "más elevados". Sí, todo bien,  pero una vez hayas quitado todas las capas de la cebolla ¿qué queda?

 

Piensa en ello.

 

-Juan Manuel