· 

El Fuego Sagrado

Existe una energía sumamente poderosa que lo purifica todo y sin excepción. Esa energía puede ser activada y usada a nuestro favor, de hecho, estamos obligados a usarla para purificar nuestra vida, cuerpo, mente, alma, etc. A esta energía de altísima vibración se le llama Fuego Sagrado.


El Fuego Sagrado actúa sin intervención de nada ni de nadie, así que no tenemos qué hacer nada ya que esta energía trabaja de manera autónoma e independiente, lo único que debemos hacer es tener consciencia de ella y ella actuará de manera instantánea, contundente y divina.


Sólo debemos usar un decreto para que ella actúe, este decreto es para darle permiso de que purifique lo que deseemos. Por ejemplo, si queremos eliminar una emoción dada debemos decir firmemente:


"sumerjo esta tristeza y su causa en el fuego sagrado". 


Así de sencillo y práctico, no tenemos qué saber cómo actúa, cuánto tiempo demorará, cómo le hará, etc., sólo debemos darle permiso para que actúe y lo hará al instante. Debemos repetir el decreto cuantas veces así sea necesario o cuantas veces la emoción (o situación, persona, etc.) se presente hasta que esté todo disuelto. A veces sólo es necesario decirlo una o dos veces y ya, pero en otras es necesario repetir el decreto varios días o semanas hasta que todo quede solucionado.


Poder usar el Fuego Sagrado es una bendición porque de verdad soluciona todo.


Otro decreto puede ser: " Yo me sumerjo en el Fuego Sagrado".


Aunque no tengamos ningún asunto a solucionar es recomendable sumergirse en esta energía constantemente para mantenerse saludable, abundante e incluso evitar cualquier situación no agradable a futuro.


Entre más tiempo se utilice más crece su intensidad y su potencia y llegará el momento en que el Fuego Sagrado personal sea indescriptiblemente poderoso, como si fuera un músculo, entre más se le ejercite más fuerte se volverá.


El Fuego Sagrado es tu propia llama de luz imponente e invencible.


-Juan Manuel


Escribir comentario

Comentarios: 0