Decodificación Bioquímica

Cada padecimiento físico y psicológico contiene información codificada acerca de su origen y mantenimiento. Para poder diluir síntomas y enfermedades es necesario decodificar dicha información, ya que ella contiene precisamente un código el cual está estructurado de acuerdo al desarrollo que ha tenido cada persona así como del aprendizaje y del condicionamiento psicológico, social, etc.

 

Para decodificar esta estructura hay que analizar todas las emociones presentes en el paciente, eso incluye las actuales y las pasadas de épocas distintas como la infancia, pubertad, adolescencia y adultez. En esa estructura codificada es donde se encuentra la información de cómo está formada física y psicológicamente determinada persona. Este código es único e individual y se encuentra almacenado en el inconsciente en la psique y en las células y ADN en el cuerpo.

 

Se le puede decodificar mediante Hipnosis Regresiva e Hipnosis Transpersonal, una vez teniendo el código a la mano se le puede analizar y desarmar en todas sus partes, ya logrado esto hay que analizarlo minuciosamente, rearmarlo e integrarlo nuevamente en el resto del código del paciente, pero esta vez de una manera que la estructura psíquica y física sean funcionales y saludables. El proceso es laborioso pero al mismo tiempo altamente enriquecedor tanto para el paciente como para el terapeuta. Es muy útil contar con herramientas como la Meditación Curativa, Reiki, Sanación por Imposición de Manos y Cirugía Astral ya que sólo un análisis de la psique no es suficiente debido a que el código aunque proviene de ella, en su mayor parte está almacenado en el cuerpo al cual es necesario tratar en caso de padecimientos físicos, este tratamiento al cuerpo se realiza en esa misma sesión.

 

Todo en el cuerpo es físico y químico, pero todas las reacciones químicas que ocurren en él están comandadas por las emociones y por la Estructura Psíquica, sin estas dos últimas no hay cuerpo que funcione. Restableciendo las funciones naturales de la psique y depurando las emociones que comandan el código psicofisiológico, se restablece el sano funcionamiento del código bioquímico.