Psicología y Poesía

 

Es Verdad

 

¡Ay qué trabajo me cuesta
quererte como te quiero!

Por tu amor me duele el aire,
el corazón
y el sombrero.

¿Quién me compraría a mí
este cintillo que tengo
y esta tristeza de hilo
blanco, para hacer pañuelos?

¡Ay qué trabajo me cuesta
quererte como te quiero!

---

 

Decía García Lorca en su poema "Es Verdad". Un poema que expresa con finura el dolor que se lleva en el alma, por amar se llega al tormento, por amar la vida, el cuerpo, a una mujer, a la muerte, hay quienes aman la muerte y están más muertos que vivos, son zombies de nadie, no se pertenecen ni así mismos. ¿Qué puede decirse del velo blanco de la desgracia cubriendo a aquel que tanto lo ha buscado? Aquel o aquella que lo encuentra y se cubre con su blancura, corre con premura buscando quién se lo quite, corre con prisa buscando quién le ayude con su despojo, sólo para volver a ponérselo y comenzar nuevamente. "Dejé mi cadáver a la orilla de la carretera y me vine llorándome", era Jaime Sabines despojándose de su cuerpo, de su velo, juega uno a vivir, decía".

 

Qué es la Psicología sino Poesía fallida, sólo el loco puede escribirla, o el enamorado o el desolado, o el solitario en busca de lo que no sabe, si matamos la enfermedad matamos al poeta y a su poesía. Qué es la Psicología sino una insurrección del alma. ¿Cómo te atreves, psicólogo, a quitarme lo más preciado que tengo? Mi locura.

 

Mi práctica psicológica es como la poesía de Jaime Sabines, él se pone en manos del amor, de la mujer, de lo que no conoce y que está más allá de él, pero se arropa en eso que no sabe, es como si el paciente bajo hipnosis dijera lo mismo que dice Sabines: "me tienes en tus manos y me lees lo mismo que un libro, sabes lo que ignoro y me dices las cosas que no me digo".

 

No sabemos a qué llegan las gentes a consulta, lo cierto es que siempre hay alguien que llega diciendo: "me duele el aire, el corazón y el sombrero".