Limpieza del Karma

Karma

 

El Karma es la capacidad del alma para reencarnar. No hay más definición. Lo que se ha venido a hacer a la Tierra vestido con el molde hombre (masculino o femenino) es realizar un trabajo interno para lograr que el alma ya no necesite de esta capacidad de reencarnación. Todas las terapias dadas en Psicología de Alta Consciencia están dirigidas a diluir el Karma (si es que la persona lo desea) mediante la conversión de emociones negativas a sentimientos positivos, es decir, transformar el Karma en Dharma. El Karma es la puesta en práctica de (al menos) una de las Leyes Universales, la llamada Ley de Causa y Efecto.

 

Dharma

 

Es la energía resultante generada en la transmutación (alquimia) de una energía negativa en positiva por medio de un catalizador, es decir, es lo que resulta de transformar las emociones negativas en sentimientos positivos, lo interesante es que la resultante de esta alquimia es una nada, así es, resulta “nada”. Si el alma lleva consigo “nada” entonces queda ligera y pesará menos que una pluma, entonces puede elevar y trascender muy lejos del Samsara.

 

Samsara

 

Es el nombre Hindú en Sánscrito que se le ha dado a la necesidad del alma de nacer continuamente, una y otra vez aparentemente sin fin, sea esto sólo por un aprendizaje o para quemar Karma, más lo segundo que lo primero, debido a que las personas no mantienen consciencia de lo que han venido a hacer, y no sólo no diluyen su Karma que deben transmutar sino que además generan más Karma aun, debido a esta inconsciencia, las almas deben regresar continuamente a la Tierra dentro del molde hombre, y dependiendo de lo que han venido a hacer el molde será masculino o femenino. Hacer consciente este proceso alquímico empuja a la persona del Samsara hacia la libertad.

 

 

Emociones negativas y sentimientos positivos

 

Todo en el Universo es energía, esto vale igual para las emociones, todas son energía ocurriendo, lo peor es que es una energía ocurriendo dentro del cuerpo humano, por eso enferma. La palabra emoción viene del latín emotĭo que significa movimiento, el movimiento es energía cinemática, la emoción es un estado del alma, considerando que el alma no debe tener ningún estado para poder elevar (debe contener en sí misma nada) entonces, por generalidad, todas las emociones son negativas y hay que removerlas y enseñar al paciente a transmutarlas.

 

En cambio los sentimientos, que también son energía, se diferencian de las emociones porque llevan en sí mismas la energía limpia de la divinidad. Técnica, fáctica y terapéuticamente es considerado que sólo existe un solo y único sentimiento: el amor. El amor, o más propiamente dicho, la energía amor es la energía con la que el universo está construido, nosotros incluidos.

 

Para transmutar el Karma en Dharma, es decir, para convertir las emociones negativas en amor, es necesario un catalizador: el perdón.

 

El Amor

 

Esta energía vibra por encima de los 1000Hz/s, con esta tasa vibratoria las células del cuerpo, por ley universal, no pueden crear otra cosa más que vida, es decir (armonía, salud, bienestar, equilibrio, etc.) La energía amor no tiene nada qué ver con lo que en la popularidad se considera amor, por ejemplo a la pareja, a los hijos, a los padres, etc., ya que este supuesto amor no lo es debido a que es una energía nacida del apego y la necesidad, por lo que cuando este tipo de amor se acaba o la otra persona se aleja, lo que deviene es sufrimiento. El verdadero amor no crea sufrimiento, crea “nada”, o sea, ligereza, salud, equilibrio y armonía, además en principio el amor divino no termina, es eterno.

 

La Energía Karmática

 

Lo primero que se debe considerar para poder transmutarla, es que el Karma es energía, y como tal no se le puede ni crear ni destruir, se trata de nuestra propia energía a la cual podemos polarizar (quailificar) como positiva o negativa, esta polarización se hace a través de las emociones, los pensamientos y los actos cotidianos, todo el tiempo estamos qualificando nuestra energía, ya sea hacia un polo o hacia el otro; la mayor parte del tiempo esta polarización se hace de manera inconsciente. Si nuestra energía la hemos polarizado de una forma en la cual sus efectos no sean agradables, hay que repolarizarla para que la energía sea liviana, ligera, pura y limpia, para ello se utiliza el sentimiento del amor divino (el cual está presente en todas las personas), a esta energía depurada se le llama Dharma y a dicho proceso se le conoce como Transmutación del Karma.

 

Principios del Karma

  1. El Karma es una Ley
  2. El Karma es energía
  3. El Karma al ser energía no puede ser eliminado
  4. El Karma es definitivo
  5. Toda acción, pensamiento, emoción y palabra tiene una consecuencia, se llama Karma
  6. El Karma Transmuta
  7. El Karma sólo puede ser transmutado por la persona que lo inició
  8. Cada Karma sólo puede ser transmutado en su contrario
  9. El Karma no creado no puede ser experimentado
  10. El Karma es intransferible

Tipos de Karma

 

Cada persona es un cúmulo energético que funciona dentro de otro cúmulo energético llamado grupo social, a su vez cada grupo social opera dentro de otro cúmulo mayor llamado Planeta, este cúmulo funciona dentro de otro mayor llamado Sistema Solar el cual funciona y existe dentro de otro mayor llamado Galaxia y así sucesivamente. Debido a ello hay diferentes formas o expresiones del Karma en cada nivel que pueden ser divididas de la siguiente manera:

 

  1. Karma Personal.- Es la inercia energética propia de la cual cada alma es responsable y que ha traído consigo misma vida tras vida.
  2. Karma de Pareja.- Es la inercia energética que se tiene en común con una persona con la que se tiene un vínculo emocional de pareja.
  3. Karma Familiar.- Es la inercia energética del linaje o jerarquía de la familia en la que hemos decidido nacer y que ha estado albergada generación tras generación desde el inicio.
  4. Karma Social.- Es la inercia energética del cúmulo de personas donde cada ser existe.
  5. Karma Local.- Es el conjunto de energías qualificadas a través del tiempo en una ciudad, país o región geográfica.
  6. Karma Planetario.- Es la inercia energética que el planeta Tierra ha acumulado a través de la historia humana cuyas creaciones lo afectan.

Cada persona tiene la responsabilidad de transmutar la energía qualificada en energía sutil, es obligación de cada uno tomar parte en la transmutación del Karma desde el personal hasta el planetario debido a que todos hemos tenido cientos de encarnaciones y en todas hemos creado energía discordante a través de conflictos personales, familiares, sociales, religiosos, guerras, etc., y todos hemos contribuido a generarlo a lo largo todas nuestras vidas o encarnaciones, además de que formamos parte de todo el cúmulo energético que nos envuelve. Todos y todo es una sola energía a la cual llamamos Universo.

 

Una persona consciente puede evitar generar más Karma e incluso diluir el existente, sin embargo eso lleva tiempo ya que incluso el Karma más ligero cuesta transmutar y se requiere de mucho tiempo, tanto que incluso puede abarcar varias vidas, ni qué decir del Karma pesado. Eso es lo que a todas las personas las mantiene atadas a la rueda del Samsara y no pueden evolucionar, quedando atrapadas en este mundo de tercera dimensión.

 

A pesar de ello, sí es posible transmutar todo el Karma pendiente en una sola encarnación, sin importar la cantidad o tipo del que se trate, pero no es posible realizarlo solos, se requiere de la ayuda y apoyo de alguien preparado para tal efecto y pueda enseñarle a la persona a transmutar el Karma en Dharma y así ahorrarnos mucho tiempo y muchas encarnaciones. El proceso de transmutación debe ser de acuerdo a sus leyes.

 

Las doce Leyes del Karma

  1. Ley de Causa y Efecto.- Lo que ponemos en el Universo es lo que vuelve a nosotros.
  2. Ley de la Creación.- El Universo es creado por nosotros en todo momento con los pensamientos, emociones y actos.
  3. Ley de la Humildad.- Lo que te niegas a aceptar te va a seguir ocurriendo.
  4. Ley del Crecimiento.- Donde quiera que vayas siempre estarás tú y lo que está dentro de ti estará afuera de ti.
  5. Ley de Responsabilidad.- Cada vez que ocurre algo mal, hay algo mal en ti.
  6. Ley de la Conexión.- Cada paso lleva al siguiente paso, y así sucesivamente.
  7. Ley del Enfoque.- No se pueden pensar dos cosas al mismo tiempo ni hacer dos cosas al mismo tiempo.
  8. Ley del Dar.- Si tú crees que algo es verdad, en algún momento de tu vida serás llamado a demostrar que es verdad.
  9. Ley del Aquí y el Ahora.- Sólo existe el momento presente.
  10. Ley del Cambio.- La historia se repite hasta que se aprende de ella.
  11. Ley de la Paciencia y de la Recompensa.- La recompensa es la acción misma puesto que lo que emites te será regresado intensificado. Sólo es cuestión de paciencia.
  12. Ley de la Importancia e Inspiración.- Cada contribución personal es también una contribución al Universo. Lo que le haces a otro ser vivo se lo haces al Universo, lo que le haces al Universo te lo haces a ti mismo puesto que tú eres parte del Universo.

Breve meditación guiada para Liberar el Karma. Se recomienda escuchar con audífonos y volumen bajo.