Meditación Curativa

Un estado meditativo indica desactivar un proceso psicológico que permite al individuo saber qué día es, dónde está, si es de día o de noche, escuchar los sonidos del entorno, a este proceso se le denomina Estado de Alerta (E.A.).

 

Cuando el E.A. está desactivado, es posible que aún así se puedan escuchar sonidos externos, tener consciencia como en lo cotidiano pero todo eso ya se percibe como irrelevante debido a que los procesos mentales son dirigidos a la información almacenada en la memoria, ya sea consciente o inconsciente.

 

Este estado meditativo puede ser dirigido a prestar la atención a partes del cuerpo, emociones o pensamientos para ser sanados.

 

¿Cómo es una sesión de Meditación Curativa?

 

Primero es necesario que la persona interesada en esta experiencia o a punto de llevarla a cabo, sepa que es irrelevante cuáles sean sus creencias e ideas personales acerca de la vida, de lo que es la existencia, la religión que siga o si no sigue ninguna. Todo lo que la persona sepa o crea saber, conciba o haya aprendido en cualquier ámbito, aquí es irrelevante, además de que la Meditación Curativa no interfiere para nada en sus creencias e ideologías personales.

 

La Meditación y en especial la Meditación Curativa constan de varios niveles que están determinados por el nivel de consciencia de cada persona sin importar cuál sea el suyo, si sea evolucionado o no, aquí se le mostrará cómo evolucionar y desarrollar a su ser personal, esto es muy importante para lograr la salud a través de la meditación. Esta técnica es muy poderosa y se le puede usar cuantas veces se desee.

 

Primer Nivel

 

En este espacio de la salud el proceso es muy simple, mientras la persona está sentada o acostada (según le sea más agradable) y con los ojos cerrados, se le induce a la respiración controlada para oxigenar adecuadamente al cerebro hasta que el E.A. es desactivado, es posible detectar que se ha desactivado exitosamente cuando ciertos indicios son evidentes, como el cambio de ritmo en la respiración, en el habla, etc. Ahora es posible conducirle a un estado de salud o a una potencial cura, todo depende del tipo de malestar del que se trate, el tiempo que ha estado presente y la receptividad de la persona.

 

Segundo Nivel

 

Se le enseña a la persona a meditar, a entrar en contacto consigo mismo, con el cuerpo y con la mente, después es enseñada a salir de dicha mente para observarla y estudiarla desde afuera de la consciencia. Dependiendo del objetivo de cada una, se la enseña a conectarse con un órgano del cuerpo en especial, con determinadas células o con el ADN. También se establece una conexión con la energía limpia y de alta vibración de la Tierra, del Sol y del Universo. La energía del Universo es una energía de mucha fuerza y mucha pureza y es capaz de limpiar y purificar el cuerpo físico, el aura y la mente de las personas quienes logran establecer la conexión apropiada; a todas las personas que llegan, se les guía paso a paso para lograrlo. Cuando ya se encuentra en un estado de meditación, la energía del cuerpo eleva su vibración, esta nueva frecuencia energética es la que se utiliza para mejorar la salud física, psicológica y emocional, una vez que la persona ha logrado este nivel de sanación, puede continuar al siguiente.

 

Tercer Nivel

 

Cuandoe ya se ha mejorado la salud, el siguiente paso es perfeccionarla. Para ello es necesario que la persona conozca y conciba que el cuerpo es un templo biológico divino donde mora el alma, así que se le enseña cómo percibir la presencia divina de su propio ser o consciencia superior, de tal modo que realice una conexión con las más altas esferas divinas que existen en este Universo.

 

Cuarto Nivel

 

Todo cuanto existe es energía, saberlo es importante para proceder en este sendero, pero lo es más experimentarlo personalmente, no es lo mismo saber algo teóricamente que vivirlo. En este nivel, a la persona se le enseña a vivir de primera mano que toda cosa cuanto exista es energía y también se le muestra que ella misma es energía, tanto en el cuerpo, como en la mente y en la psique y en tanto que energía no se le puede destruir ni crear. Cuando esta forma de experiencia ya está establecida, la persona en este estado se funde en energía con la Divinidad, con la energía divina que ha creado todo cuanto existe, existió y existirá.

 

Quinto Nivel

 

Aquí es donde comienza realmente la cura o evolución del cuerpo, de la mente, de las emociones y lo más importante, del ser. En este nivel de meditación la consciencia del ser es tan alta que lo único que puede ser experimentado aquí es el gozo, la alegría, la dicha, la salud pura y divina en todas sus vertientes y todo lo contrario es inmediatamente transmutado en luz y energía pura. En este nivel sólo existe Dios, la Creación, la Divinidad, el Todo, La fuente, el Núcleo, etc., (el nombre es irrelevante) por lo que la persona deja de ser persona para ser la divinidad misma en cuerpo y alma.

 

Sexto Nivel

 

El sexto nivel es permanecer en ese estado el tiempo que sea necesario, aquí cada parte, órgano, célula, molécula, átomo y partícula del cuerpo es sanada y elevada a su máxima expresión divina. En este nivel todo es energía vibrando a una frecuencia tan alta que la psique se diluye para dejar paso al nivel máximo de consciencia llamado Amalashiki.

 

Séptimo Nivel

 

Este nivel de meditación es generar un estado de gratitud hacia todo lo que existe tanto dentro de la persona como en el entorno, es ofrecer nuestra gratitud a la divinidad por la oportunidad de este proceso de supremo autoconocimiento, gratitud por permitirnos sanarnos y sanar a otros. En este nivel no hay separación yo-tú porque todo es energía y todo es una sola energía formando todos un mismo Universo.

 

Una vez concluidos todos los niveles se realiza un proceso muy sencillo para regresar a la consciencia, pero ahora será una consciencia más pura, más evolucionada y más divina. Cuando el proceso termina, la persona puede regresar a sus actividades cotidianas.